diseño web
El pescado es un bien cada día más escaso; por este motivo, debemos disfrutar de buen pescado en nuestra mesa y no se debería perder esta buenísima costumbre. Cualquier ocasión es buena para comer unas deliciosas sardinas a la brasa, unos mejillones al vapor o un lenguado a la plancha.

Es una suerte el hecho de que exista una variedad tan grande de pescado, y que cada día se pueda cocinar uno diferente sin necesidad de cansarnos de un producto. Además, un buen pescado no necesita acompañamientos, porque si se sirve sólo ya podrá recibir toda la admiración.
En nuestra empresa trabajamos con pescado de calidad, no nos gustan las sorpresas; por el contrario, nos sentimos halagados al permitir que nuestros clientes disfruten de unos de los grandes placeres de esta vida: LA COMIDA.


Existe tanta variedad que resulta difícil mencionarlos todos, así que diremos simplemente que contamos con todo tipo de pescado fresco, que llega cada día desde nuestras costas. Eso sí, si no encontráis el pescado que estáis buscando, sólo tenéis que encargarlo y os lo traeremos.
Disponemos de una gran selección de productos congelados de alta calidad, cuyo proceso de congelación se ha realizado en alta mar para mantener todas sus propiedades.
Ya sabemos que no existe nada comparable a una verdura recién sacada del huerto, pero también es cierto que, en ocasiones, nuestro vertiginoso ritmo de vida hace que nos resulte más sencillo conservar una buena verdura en el congelador. De esta forma, no se echará a perder y podremos comerla incluso fuera de temporada.
Son todos aquellos productos cocinados con sal; por si no hemos aclarado del todo qué son, podemos encontrar un bacalao, anchoas, arenques, sardinas...
Son los mismos que en la sección de los salados; simplemente se sustituye la sal por el humo. Por ejemplo, salmón, bacalao, caballa... Evidentemente, deberían acompañarse siempre de un buen pan tostado.
Son aquellos productos que están cocidos, por lo que sólo debemos aliñarlos ya que están a punto para consumir; por ejemplo, el caviar, las colas de gamba, el pulpo, langostino...
Quizá las personas que sufren de colesterol no deberían fijarse en estos productos, pero son unos caprichos que resultan irresistibles de vez en cuando: croquetas, buñuelos de bacalao, calamares a la romana...


En fin, estos son los productos que dispone nuestra empresa, y que os ofrecemos esperando que pronto los podais disfrutar delante de una buena mesa y junto a los vuestros.